header-banner-image

Carta a los padres

Cuidamos a la persona, crecemos en grupo

En La Colina School antes de dedicarnos a la enseñanza de idiomas, fuimos estudiantes en el extranjero y sabemos lo importante que es hacer sentir a los jóvenes como en su hogar. Somos un equipo joven y sensible a las necesidades de un joven que quiere estudiar una nueva lengua fuera de su entorno y que requiere una atención especial en un momento tan importante en su corto recorrido vital.

Vivir en un país diferente al propio es una experiencia que marca para siempre, porque se conoce una nueva cultura, nuevas personas y se tienen vivencias emocionantes y enriquecedoras que ofrecen una lección para toda la vida. Lo vivimos, lo sabemos, salir de casa con la ilusión en la maleta y retornar con ésta repleta de aprendizajes que se convertirán en recuerdos imborrables.

Por eso nos esforzamos para que los jóvenes disfruten al máximo su aventura y para que vosotros, los padres, estéis tranquilos durante todo el proceso de este gran paso que vuestros pequeños, aunque ya no tanto, se atreven a dar para crecer como personas, para madurar, para aprender.

Y es que más allá del gran aprendizaje, su hijo o hija volverá a casa más maduro, más seguro de sí mismo, y con deseos de continuar aprendiendo y de comerse el mundo. Muchos de los que viven este tipo de experiencias terminan dedicando su vida a trabajos de índole internacional, y crean vínculos tan fuertes con sus nuevos amigos que en el futuro vuelven a encontrarse y emprender proyectos juntos.

Hemos diseñado un programa completo con clases personalizadas, actividades muy diversas para que cada estudiante elija en función de sus intereses, y asegurar la motivación que supone que aprendizaje y diversión vayan de la mano. En la Colina School nos preocupamos por el aprendizaje y el cariño recibido por nuestros estudiantes, siempre bajo nuestra supervisión y vigilancia, como si fueran de nuestra familia, porque así lo sentimos.